Ciudadanos y los enanos mentales

encabezados

Alucino escuchando a los líderes políticos de los diferentes partidos que pululan por nuestro país cuando hacen referencia a CIUDADANOS, alucino porque sus manifestaciones son un reflejo, ya no de su incapacidad para aportar ilusión a los ciudadanos y una visión de España que tire de nosotros, sino una demostración viva de su pobreza mental.

Todas sus referencias a este Partido no son basadas en programas, en aportaciones, en soluciones, todas son “advertencias” a nuestros paisanos de lo que puede pasar si se vota a CIUDADANOS, de uno y de otro lado. Los del PP avisando que si se vota a este Partido se va a fortalecer el PSOE, cuando la realidad dice todo lo contrario: muchos de los votos de CIUDADANOS proceden precisamente del PSOE.

Los del PSOE, una vez más como muestra de su enorme originalidad, advirtiendo que votar a CIUDADANOS es votar al PP, por supuesto sin decir el porqué de esta afirmación.

La verdad es que si estos son los únicos argumentos que tienen para descalificar a CIUDADANOS están apañados, es más: están contribuyendo a fortalecer a este Partido, todo lo contrario de lo que ellos quieren conseguir.

No voy a entrar, en este artículo, en el debate del fundamento de sus advertencias, sí voy a hacer, sin embargo, un breve análisis del porqué las hacen.

El mundo ha cambiado y ellos no se han enterado, no se han enterado porque llevan todas sus vidas metidos en una burbuja política que les ha aislado de la realidad. Todavía para estos políticos caducos el mundo se divide en:

BUENOS Y MALOS

IZQUIERDAS Y DERECHAS

ROJOS Y AZULES

 es la zona en la que se encuentran a gusto…

“no es que yo sea mejor que tú…es que tú eres peor que yo”… afirman y no es lo mismo, aunque lo parezca.

¿Cuál es la realidad de este nuevo Siglo?, que si hay división en el mundo esta es la que se produce entre los progresistas que quieren un cambio real y profundo en nuestra forma de interpretar la vida, y los conservadores que gritan para  que todo permanezca igual…aunque no se note. Es decir: cambio sí…en la forma de hacer, no de pensar.

Unos quieren un cambio desde las raíces, y no importa su procedencia. Lo que les define no es ésta, ni su clase social, sino el convencimiento de que no podemos crear una nueva realidad, con los mismos esquemas mentales que la han creado, parafraseando a Einstein.

Los otros se vanaglorian de utilizar la palabra cambio, y cuando se intenta profundizar en lo que para ellos significa ésta, su única respuesta es:

hacer lo mismo de siempre, pero mejor.

Su existencia como Partidos solo se justifica desde la descalificación, no desde la aportación, desde el miedo, no desde el positivismo, desde una visión del mundo fragmentada, no desde la construcción de una visión del mundo común, sencillamente porque, como la propia historia ha demostrado, son incapaces de construirla.

lobo

Quieren ganar votos diciendo que viene el lobo, quieren ganar las elecciones haciendo lo mismo que llevan – unos y otros – haciendo años, solo con una nueva aportación: esta vez lo vamos a hacer mejor….confía en nosotros.

El Sr. Rajoy tiene el cinismo de afirmar que no hay que hacer experimentos, aludiendo a la inocencia de CIUDADANOS, olvidando que esto es una – solo una de ellas – de las principales aportaciones de este Partido: su total y absoluta falta de experiencia en el fraude, en el robo, en el engaño, en la corrupción.

¡¡Bendita inocencia!!

El Sr. Sánchez se agarra al manido argumento de que CIUDADANOS es una prolongación del PP (aplaudido en este caso por el “líder carismático” Sr. Iglesias) y que en consecuencia si se vota a este Partido se está votando a la ultraderecha española. Pero eso sí: se siente incapaz de demostrar esto analizando el discurso del líder de CIUDADANOS, o de sus programas, o de sus permanentes y constantes reflexiones públicas.

Lo importante es dejarlo en el aire, igual hay algún paisano ingenuo que se lo cree.

¿Es necesaria alguna prueba más de la falta de contenido de su discurso?

¡¡Pobres diablos!!, están aterrorizados. Ellos que representan la supuesta verdad absoluta, ellos que llevan toda su vida dedicada a sobrevivir viviendo de la política – no dudo de su honestidad…en el caso de los dos líderes…aunque sí dudo de su honestidad ideológica – todavía no se han enterado, repito, de que el mundo que acude a las elecciones del próximo 20 de diciembre, no es el mundo que ellos están intentando defender, como viva demostración de sus propias contradicciones: los únicos que no quieren cambios son estos políticos tradicionales … pese a que curiosamente no dejan de hablar del cambio.

El mundo del cambio es un mundo poblado por ciudadanos ansiosos por tener un horizonte que ilusione, un mundo de seres humanos hambrientos de sentirse libres y de ejercer su libertad, que va mas allá de votar cada cuatro años, un mundo de oportunidades para todos, de sueños compartidos, de sentirse protagonistas de la historia, y no representados en ella.

Un mundo de ciudadanos conscientes, que asumen su diaria vida como un desafío a sus posibilidades, un mundo de seres convencidos de que ha llegado el momento de tener la valentía de asumir la responsabilidad de lo que significa vivir.

Y en lugar de presentarnos una visión de este mundo, en lugar de hacernos sentir parte activa de su construcción, estos viejos políticos nos advierten: cuidado…tener cuidado…a ver si vuestros sueños se cumplen.

¡¡Pobres diablos!!…todavía no se han enterado de que el mundo que intentan vendernos ya no existe.